1988 Huelden | Chiloé


Lugar rústico y hermoso, campo y mar, caleta de pescadores a 40 kilómetros de Ancud y a 18 horas de Santiago en bus.

En este lugar se inicia un Proyecto de intercambio cultural entre los niños de la Escuela de Huelden y los alumnos de La Girouette. Para nuestros alumnos es la oportunidad de conocer un modo de vida sin electricidad, sin agua, solo con una vertiente a dos kilómetros de la escuela; lejos del hogar, sin teléfono. Sirve para conocer la rutina de trabajo familiar integrándose un día completo a una familia de pescadores o agricultores, compartir con los niños de una escuela con seis cursos, en dos salas, con dos profesores. Participar en los torneos deportivos, en los encuentros artístico - costumbristas de la zona, bañarse en la playa lloviendo, hermosear la escuela, invitar a Santiago en vacaciones de invierno a los más grandes con sus padres y profesores; atenderlos, pasearlos para conocer la ciudad de Santiago, Valparaíso y Viña del Mar, compartir con los amigos de Huelden en Santiago. Fue todo un aprendizaje del respeto a la diferencia y practicar lo que ellos habían recibido el verano anterior en Huelden, demostrando capacidad de organización y empatía, que es la base de la solidaridad.

Al tercer viaje ya conocíamos de las necesidades de los vecinos de la escuela: Salud! locomoción! acceso a la ciudad y a los servicios que otorga!. Así comenzó el proyecto solidario de salud y educación del Colegio La Girouette. Los primeros ex alumnos dentistas iban todos los días a Ancud en la liebre del colegio, a una escuela que nos facilitaba su clínica. Se prepararon monitores hueldinos de salud, quienes aprendieron a identificar las urgencias y gestionar su atención, como también a gestionar las horas de atenciones preventivas y de control, para que los vecinos recibieran sus atenciones en el Hospital de Ancud. También una doctora, ex alumna, dirigió la toma de muestras de Papanicolaou para su tratamiento en el hospital de Ancud.

1997 - Comienza a viajar el 2º Medio

Las condiciones han cambiado un poco, la escuela tiene electricidad y agua, no potable, pero llega por cañerías desde la vertiente cercana; los apoderados vienen todos los días a la escuela y trabajamos juntos, niños y adultos; aprendemos de enfardadoras y las construimos, de cosechar y secar algas, compartimos con los vecinos del lugar, salimos en botes, hacemos excursiones al cerro y viajamos a Dalcahue con las mamás de la localidad de Huelden que han aprendido tejido y cestería. Luego, cuando los alumnos y profesores concurrieron invitados por el colegio a Santiago, también vinieron esas madres a mostrar y vender sus trabajos en nuestro colegio.

2000 en Huelden

La electricidad y el agua han llegado a las casas, Huelden tiene locomoción a las 7 y 14 horas hacia Ancud y a las 11 y 17:30 en sentido inverso. Los animales tienen forraje durante el invierno. Los campesinos, pescadores, mariscadores y algueros se han vinculado a la escuela, que tiene una hermosa cocina - comedor nueva y que acoge a quienes necesiten conversar y ponerse de acuerdo para mejorar sus vidas. Hemos aprendido mucho de ellos y de nosotros mismos, pero ya es tiempo de partir.



      CONOZCA MÁS